El Blog de la Navidad
La Navidad en Aragón Liberal


Inicio


Acerca de
Suscríbete al blog

Categorías
General [303] Sindicar categoría
Adviento [26] Sindicar categoría
Cuaresma [10] Sindicar categoría
Cuentos [27] Sindicar categoría
Felicitaciones de Navidad [120] Sindicar categoría
Recursos navideños [38] Sindicar categoría
Reyes Magos [33] Sindicar categoría
Semana Santa [3] Sindicar categoría
Villancicos [50] Sindicar categoría

Archivos
Enero 2013 [2]
Diciembre 2012 [19]
Enero 2011 [10]
Diciembre 2010 [62]
Febrero 2010 [3]
Enero 2010 [17]
Diciembre 2009 [37]
Noviembre 2009 [7]
Junio 2009 [2]
Mayo 2009 [2]
Abril 2009 [4]
Marzo 2009 [8]
Febrero 2009 [4]
Enero 2009 [16]
Diciembre 2008 [92]
Noviembre 2008 [28]
Octubre 2008 [1]
Marzo 2008 [2]
Enero 2008 [26]
Diciembre 2007 [263]
Noviembre 2007 [3]

Sindicación (RSS)
Artículos
Comentarios

 


¡Ay... aquella noche de Reyes!

Mirando el Horizonte

Comenta Curro que ayer mismo estuvo en Cádiz para llevar los regalos de los Reyes Magos a los niños. Han sido tres días de idas y venidas por los distintos centros comerciales de la comarca. Un sinfín de comprobaciones e intentar de recoger los regalos que con múltiples de detalles venían indicados en las “cartitas” de los niños a Sus Majestades Los Reyes Magos, para este año 2011.

Con todo lo que está cayendo, y no me refiero a la lluvia y la nieve, sino, a los temas que en el día a día nos están dejando huella. Como: el paro, crisis económica y de la otra, falta de esperanza, desconfianza etc. etc. Un día como hoy, Curro, recuerda como una fecha tan señalada en el calendario para un niño en los años sesenta, marcó un antes y después en la vida de nuestro amigo.

¡¡¡ Aquel día de Reyes !!!

“Currito, pichica”, así le llamaba su hermano Andrés, diez años mayor que él. Currito, era el menor de casa y esa víspera de Reyes, apenas tenía 8 años. Andrés, que en otros tiempos, ya sería mayor de edad, le gastaba bromas a su hermano menor. Nadie sabe por qué, desde primeras horas de ese día 5 de Enero, lo que ahora llaman el “entorno”: familia, conocidos, amigos, vecinos de Currito, desde muy de mañana, empezaban a “coñearle” o más bien, a gastarle bromas en un tema que para Currito, no tenía la menor gracia. La noche de Reyes!

Para este niño de los sesenta, la noche de Reyes era única. Ya desde temprano sabía que tenía que ser bueno, comerse la comida que le ponía Mamá, no mancharse al jugar con los niños en la plaza del barrio y sobre todo, acostarse muy temprano. Pues, los Reyes Magos, si lo veían dormir, le dejaban juguetes. De lo contrario, pasaban de largo.

Por todo ello, aún siendo un niño, le preocupaba y mucho, que los mayores y más cercanos a él, le bromearan o le dijeran que aquella noche, los Reyes Magos, no le traerían ningún juguete.
Por supuesto, cada vez que escuchaba algo semejante, el niño, rompía a llorar. Cosa esta, que parecía motivar a los causantes de los lloros o “bromistas”. Y así pasó casi todo el día, entre lloro y lloro.

Aunque han pasado más de 45 años, a Curro nunca se le olvida. Sólo duda en la hora. Probablemente fue entres las 6 y 6:30 de la tarde de aquel 5 de Enero. Doña Matilde, una señora anciana y muy amiga de la familia, le había llevado unos caramelos a nuestro Currito. Es más, hasta estuvo contándole cuentos navideños al niño, y en uno de ellos, Doña Matilde, quiso personalizar en nuestro amigo, al protagonista de tal cuento. Lo triste fue que , el protagonista, en aquella ocasión, como había sido un niño malo durante todo el año, los Reyes Magos, no le dejaron ningún regalo. Sólo carbón!.

Para qué quería más, Currito, se había introducido tanto e identificado con el personaje, que rompió a llorar, llorar y llorar.

Aquello, no fue normal. Temblores, escalofríos, aumento de temperatura. Un desastre!
Doña Patri, su madre, estaba asustadísima y no paraba de llamar a los vecinos e intentar que llegaran bien el “practicante” del barrio o un médico.

Mientras, el niño, estaba con pijama y elevada temperatura en cama!

Todo fue muy rápido. El niño, Currito, había quedado tan traumatizado y triste por la historia que había “vivido”, tan “mala” de no recibir regalos de los Reyes que, se agobió y se puso malísimo.

Serían sobre las 8 de la tarde cuando Don Julián, el médico de cabecera, visitó al niño y tras el reconocimiento y escuchar a familia y al propio niño, salió del dormitorio y se dirigió a Doña Patri; “Este niño, tiene “reyecitis”, ya sabes, dale una aspirina infantil, mucho cariño y aunque no sean las 12 de la noche. ¡Coño, dale ya los juguetes!”.

Y así ocurrió, con la aspirina, afecto y sonrisas de todos los que le habían estado coñeando durante todo el día, el amor de su madre y como no, los regalos de Reyes, Currito volvió a sonreír y tuvo una recuperación asombrosa. Es más, no sólo estuvo jugando durante toda la noche, la que aprovechan otros niños para dormir, sino que como les he dicho antes, cuarenta y tantos años después. No se le olvida.

¡¡¡¡Felices Reyes!!!!

Por foro aragón liberal - 6 de Enero, 2011, 18:42, Categoría: Reyes Magos
Enlace Permanente | Referencias (0)




<<   Enero 2011  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       

Enlaces Recomendados
Acción Familia. Chile
Aciprensa
AICA
Aragón Liberal
BEC Multimedios
Blog navideño: Plugmas
Catholic.net
eGrupos
Fluvium
Navidad y Nieve
Opus Dei
ZoomBlog

 

Blog alojado en ZoomBlog.com