El Blog de la Navidad
La Navidad en Aragón Liberal


Inicio


Acerca de
Suscríbete al blog

Categorías
General [303] Sindicar categoría
Adviento [26] Sindicar categoría
Cuaresma [10] Sindicar categoría
Cuentos [27] Sindicar categoría
Felicitaciones de Navidad [120] Sindicar categoría
Recursos navideños [38] Sindicar categoría
Reyes Magos [33] Sindicar categoría
Semana Santa [3] Sindicar categoría
Villancicos [50] Sindicar categoría

Archivos
Enero 2013 [2]
Diciembre 2012 [19]
Enero 2011 [10]
Diciembre 2010 [62]
Febrero 2010 [3]
Enero 2010 [17]
Diciembre 2009 [37]
Noviembre 2009 [7]
Junio 2009 [2]
Mayo 2009 [2]
Abril 2009 [4]
Marzo 2009 [8]
Febrero 2009 [4]
Enero 2009 [16]
Diciembre 2008 [92]
Noviembre 2008 [28]
Octubre 2008 [1]
Marzo 2008 [2]
Enero 2008 [26]
Diciembre 2007 [263]
Noviembre 2007 [3]

Sindicación (RSS)
Artículos
Comentarios

 


6 de Enero, 2011


Los caminos de los Reyes Magos

Manuel de la Hera

Ya están aquí; ya llegaron esos reyes tan ansiados por la chiquillería, especialmente, y también por cualquier otra persona que sepa apreciar el sacrificio de esas magníficas personas que dejaron su quehacer habitual y se lanzaron a los caminos, quizás desconocidos para ellos, tratando de encontrar lo que el espíritu de cada uno de ellos ansiaba.

Llegaron, después de muchas vicisitudes, hasta un pequeño portal de Belén en el que había nacido Jesús, a quien buscaban, y a Él le ofrecieron lo que llevaban dispuesto para ese encuentro; lo mejor de sus posibilidades.

Recordar ese hecho es motivo para que los pequeños de cada casa reciban, de sus padres, los regalos con los que habían soñado; quizás algunos no reciban nada, no porque no hayan sido buenos, y tendrán que conformarse con la situación aunque, eso sí, padecerán lo suyo y no comprenderán por qué unos tienen muchos juguetes, junto a otras cosas más, y ellos no.

No estamos viviendo una época fácil para la vida de mucha gente porque falta trabajo para todos, pero a ellos también les gustaría recibir la visita de los Reyes Magos porque la necesitan para la tranquilidad de su ánimo.

Tal vez nadie se ocupó lo necesario de sus problemas y , por unas u otras razones, no abrieron los caminos necesarios para la tranquilidad de esos hogares en los que se padece la escasez de trabajo y sus recursos económicos son escasos y hasta nulos en algunos casos.

Hemos olvidado a esas personas y ahora se intenta que, por lo menos, reciban algunos regalos esos chiquillos que no tienen nada, ni siquiera ilusiones.

Siempre es momento de hacer algo bueno y, en especial, hacer que sea buena la gestión de los asuntos que a cada cual corresponden; es obligación personal, de cada persona, cualquiera que sea su ocupación.

Quienes tienen la obligación de abrir los caminos necesarios para que la prosperidad llegue a todas partes, no pueden estar satisfechos de su quehacer si los Reyes Magos no pueden alcanzar esos hogares en los que falta hasta lo más indispensable.

No es una fantasía ni un juego, más o menos espectacular, de luces de colores y de cabalgatas de vistosas carrozas desde las que fluyen cascadas de caramelos y golosinas.

Todo ello resulta muy vistoso y motivo para disfrutar, durante un rato, pequeños y mayores; se necesita mantener esa tradición, con las características propias de cada lugar, pero que nadie crea que eso es suficiente, que nadie se engañe y que nadie se dé por satisfecho pues el camino verdadero es otro.

Es el camino de la verdad el que hay que seguir en cada momento de la vida, en cada momento del cumplimiento del deber, en cada momento de mantener el rumbo a pesar de los temporales que se presenten, en cada momento de corregir los defectos del quehacer humano, en especial el de la soberbia, que tanto suele dominar a los poderosos.

Llegar al Poder creyendo que se está en posesión de toda la verdad para el buen gobierno, es un camino equivocado propio de los escasos de entendimiento. No saben ni quieren reaccionar atendiendo a buenos consejos; desconfían de ellos y se quieren mantener en el poder para satisfacer su soberbia.

Con sistemas así constituidos los Reyes Magos encontrarían muchas dificultades para encontrar los caminos a seguir, pero afortunadamente la estrella de la verdad siempre aparece en el momento preciso.

Manuel de la Hera Pacheco

Por foro aragón liberal - 6 de Enero, 2011, 18:44, Categoría: Reyes Magos
Enlace Permanente | Referencias (0)

¡Ay... aquella noche de Reyes!

Mirando el Horizonte

Comenta Curro que ayer mismo estuvo en Cádiz para llevar los regalos de los Reyes Magos a los niños. Han sido tres días de idas y venidas por los distintos centros comerciales de la comarca. Un sinfín de comprobaciones e intentar de recoger los regalos que con múltiples de detalles venían indicados en las “cartitas” de los niños a Sus Majestades Los Reyes Magos, para este año 2011.

Con todo lo que está cayendo, y no me refiero a la lluvia y la nieve, sino, a los temas que en el día a día nos están dejando huella. Como: el paro, crisis económica y de la otra, falta de esperanza, desconfianza etc. etc. Un día como hoy, Curro, recuerda como una fecha tan señalada en el calendario para un niño en los años sesenta, marcó un antes y después en la vida de nuestro amigo.

¡¡¡ Aquel día de Reyes !!!

“Currito, pichica”, así le llamaba su hermano Andrés, diez años mayor que él. Currito, era el menor de casa y esa víspera de Reyes, apenas tenía 8 años. Andrés, que en otros tiempos, ya sería mayor de edad, le gastaba bromas a su hermano menor. Nadie sabe por qué, desde primeras horas de ese día 5 de Enero, lo que ahora llaman el “entorno”: familia, conocidos, amigos, vecinos de Currito, desde muy de mañana, empezaban a “coñearle” o más bien, a gastarle bromas en un tema que para Currito, no tenía la menor gracia. La noche de Reyes!

Para este niño de los sesenta, la noche de Reyes era única. Ya desde temprano sabía que tenía que ser bueno, comerse la comida que le ponía Mamá, no mancharse al jugar con los niños en la plaza del barrio y sobre todo, acostarse muy temprano. Pues, los Reyes Magos, si lo veían dormir, le dejaban juguetes. De lo contrario, pasaban de largo.

Por todo ello, aún siendo un niño, le preocupaba y mucho, que los mayores y más cercanos a él, le bromearan o le dijeran que aquella noche, los Reyes Magos, no le traerían ningún juguete.
Por supuesto, cada vez que escuchaba algo semejante, el niño, rompía a llorar. Cosa esta, que parecía motivar a los causantes de los lloros o “bromistas”. Y así pasó casi todo el día, entre lloro y lloro.

Aunque han pasado más de 45 años, a Curro nunca se le olvida. Sólo duda en la hora. Probablemente fue entres las 6 y 6:30 de la tarde de aquel 5 de Enero. Doña Matilde, una señora anciana y muy amiga de la familia, le había llevado unos caramelos a nuestro Currito. Es más, hasta estuvo contándole cuentos navideños al niño, y en uno de ellos, Doña Matilde, quiso personalizar en nuestro amigo, al protagonista de tal cuento. Lo triste fue que , el protagonista, en aquella ocasión, como había sido un niño malo durante todo el año, los Reyes Magos, no le dejaron ningún regalo. Sólo carbón!.

Para qué quería más, Currito, se había introducido tanto e identificado con el personaje, que rompió a llorar, llorar y llorar.

Aquello, no fue normal. Temblores, escalofríos, aumento de temperatura. Un desastre!
Doña Patri, su madre, estaba asustadísima y no paraba de llamar a los vecinos e intentar que llegaran bien el “practicante” del barrio o un médico.

Mientras, el niño, estaba con pijama y elevada temperatura en cama!

Todo fue muy rápido. El niño, Currito, había quedado tan traumatizado y triste por la historia que había “vivido”, tan “mala” de no recibir regalos de los Reyes que, se agobió y se puso malísimo.

Serían sobre las 8 de la tarde cuando Don Julián, el médico de cabecera, visitó al niño y tras el reconocimiento y escuchar a familia y al propio niño, salió del dormitorio y se dirigió a Doña Patri; “Este niño, tiene “reyecitis”, ya sabes, dale una aspirina infantil, mucho cariño y aunque no sean las 12 de la noche. ¡Coño, dale ya los juguetes!”.

Y así ocurrió, con la aspirina, afecto y sonrisas de todos los que le habían estado coñeando durante todo el día, el amor de su madre y como no, los regalos de Reyes, Currito volvió a sonreír y tuvo una recuperación asombrosa. Es más, no sólo estuvo jugando durante toda la noche, la que aprovechan otros niños para dormir, sino que como les he dicho antes, cuarenta y tantos años después. No se le olvida.

¡¡¡¡Felices Reyes!!!!

Por foro aragón liberal - 6 de Enero, 2011, 18:42, Categoría: Reyes Magos
Enlace Permanente | Referencias (0)




<<   Enero 2011  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       

Enlaces Recomendados
Acción Familia. Chile
Aciprensa
AICA
Aragón Liberal
BEC Multimedios
Blog navideño: Plugmas
Catholic.net
eGrupos
Fluvium
Navidad y Nieve
Opus Dei
ZoomBlog

 

Blog alojado en ZoomBlog.com