El Blog de la Navidad
La Navidad en Aragón Liberal


Inicio


Acerca de
Suscríbete al blog

Categorías
General [303] Sindicar categoría
Adviento [26] Sindicar categoría
Cuaresma [10] Sindicar categoría
Cuentos [27] Sindicar categoría
Felicitaciones de Navidad [120] Sindicar categoría
Recursos navideños [38] Sindicar categoría
Reyes Magos [33] Sindicar categoría
Semana Santa [3] Sindicar categoría
Villancicos [50] Sindicar categoría

Archivos
Enero 2013 [2]
Diciembre 2012 [19]
Enero 2011 [10]
Diciembre 2010 [62]
Febrero 2010 [3]
Enero 2010 [17]
Diciembre 2009 [37]
Noviembre 2009 [7]
Junio 2009 [2]
Mayo 2009 [2]
Abril 2009 [4]
Marzo 2009 [8]
Febrero 2009 [4]
Enero 2009 [16]
Diciembre 2008 [92]
Noviembre 2008 [28]
Octubre 2008 [1]
Marzo 2008 [2]
Enero 2008 [26]
Diciembre 2007 [263]
Noviembre 2007 [3]

Sindicación (RSS)
Artículos
Comentarios

 


Por los caminos del Belén

 25.12.2009.


Por: Manuel de la Hera

En aquella habitación grande de la casa estaba el Belén, que ocupaba mucho espacio pero que no suponía dificultad alguna para la vida normal en la casa sino que, más bien, la centraba a su alrededor.

4 comentarios

Todos, mayores y pequeños, convivían con el Belén y hasta le daban un cierto dinamismo, como el de la vida misma en la que el diálogo se mantiene entre la gente procurando entenderse.

Así ocurría con las figuras del Belén, con las lavanderas en el río y con los leñadores en el monte y también con los pastores, los carboneros, los labradores y hasta con los ladrones, sin olvidar a los Reyes, que estaban todavía muy lejos de la cabaña del pesebre en la que estaba el Niño Jesús con la Virgen, San José, la mula y el buey.

Cada día alguien de casa - de los pequeños o de los mayores - movía a algunas de las figuras haciéndolas avanzar o retroceder por alguno de los caminos del Belén. Tal vez a alguna de las mujeres que lavaban en el río, para tender la ropa o llevarla hasta su casa y, casi siempre, a los pastores que parecía eran los más necesitados de moverse para cuidar bien del rebaño.

A unas y a otros se les hacía la recomendación que se estimaba necesaria y más de una vez había alguna que otra reprimenda a uno de los pastores porque se había perdido alguna oveja de las que tenía que pastorear o porque el lobo, que por allí merodeaba, se la había llevado. A la mujer que sacaba agua del pozo se la advertía del peligro del lobo y se la acompañaba en el camino que conducía a su casa. Y así uno y otro día, yendo y viniendo por los caminos del Belén y cada día todos más cerca del Niño, que esperaba en el pesebre.

El día de Navidad aquellos caminos se llenaban con los que llegaban, de todas partes, para ver al Niño Jesús, que parecía sonreír de una forma especial a todos y cada uno de los que le saludaban. Alguno de los leñadores optaba por bajar del monte por trochas y veredas desconocidas para la gente de las tierras llanas. Tenía prisa por acercarse a la cabaña del pesebre porque había oído que la sonrisa del Niño era puro cariño y él lo necesitaba porque en la soledad del monte todo era frialdad y temores.

Ya han pasado muchos años y ahora el Belén es mucho más reducido. Los caminos ya no están donde estaban en aquella amplia habitación sino que se han extendido por muchos otros lugares; cercanos unos y lejanos otros y son distintos, también, los personajes que animaban aquellos caminos, como distintas son, también, las formas de comunicarse con ellos.

A algunas de esas personas ni siquiera se las conoce personalmente pero a éstas y a las conocidas y a nosotros mismos se nos dice, una y otra vez, cuales son los caminos por los que se llega al Belén, al de siempre, al del pesebre en el que el Niño Jesús regala paz y amor a todos los que se le acercan

Junto a ese pesebre del Belén nos encontraremos cada día, con todas y cada una de esas personas. Las esperamos con verdadera ilusión para contemplar, juntos, la maravillosa grandeza de la Navidad, para felicitarnos unos y otros por la contemplación del Niño Jesús en el pesebre que nos muestra, así, la más completa lección de humildad que se puede recibir.

A todos, con verdadero cariño, Feliz Navidad.

Manuel de la Hera Pacheco

Por foro aragón liberal - 25 de Diciembre, 2009, 19:09, Categoría: Cuentos
Enlace Permanente | Referencias (0)




<<   Diciembre 2009  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Enlaces Recomendados
Acción Familia. Chile
Aciprensa
AICA
Aragón Liberal
BEC Multimedios
Blog navideño: Plugmas
Catholic.net
eGrupos
Fluvium
Navidad y Nieve
Opus Dei
ZoomBlog

 

Blog alojado en ZoomBlog.com