El Blog de la Navidad
La Navidad en Aragón Liberal


Inicio


Acerca de
Suscríbete al blog

Categorías
General [303] Sindicar categoría
Adviento [26] Sindicar categoría
Cuaresma [10] Sindicar categoría
Cuentos [27] Sindicar categoría
Felicitaciones de Navidad [120] Sindicar categoría
Recursos navideños [38] Sindicar categoría
Reyes Magos [33] Sindicar categoría
Semana Santa [3] Sindicar categoría
Villancicos [50] Sindicar categoría

Archivos
Enero 2013 [2]
Diciembre 2012 [19]
Enero 2011 [10]
Diciembre 2010 [62]
Febrero 2010 [3]
Enero 2010 [17]
Diciembre 2009 [37]
Noviembre 2009 [7]
Junio 2009 [2]
Mayo 2009 [2]
Abril 2009 [4]
Marzo 2009 [8]
Febrero 2009 [4]
Enero 2009 [16]
Diciembre 2008 [92]
Noviembre 2008 [28]
Octubre 2008 [1]
Marzo 2008 [2]
Enero 2008 [26]
Diciembre 2007 [263]
Noviembre 2007 [3]

Sindicación (RSS)
Artículos
Comentarios

 


Diciembre del 2009


Navidades modernas

En Aragón Liberal 

Ignacio Buisán | ibuisan@legionaries.org

Siempre corremos el peligro de la Navidad nos introduzcan en una especie de rutina prefijada y obligada por el calendario que nos fuerza a caldear de repente el ambiente de familia, a adornar la casa, y a encender una compasión light de sillón y de televisión hacia los necesitados que aparecen en la pequeña pantalla. Para después, a las pocas semanas, embaladas otra vez en el trastero las esferas, las luces y las figuras del misterio, emprender la cuesta de enero con cierto alivio por habernos quitado de encima la Navidad  con todos sus gastos y con todos sus compromisos.

Lo cierto es que las Navidades actuales tienen muy poco que ver con la Navidad que se vivía, probablemente, hace treinta o cuarenta años. Las de ahora son Navidades modernas. Navidades globalizadas; Navidades de la nueva era, Navidades ecológicas y tecnológicas; Navidades de publicidad y de internet. Son las Navidades en este mundo que genera depresión, soledad, crisis, miedos, inseguridad y cultura de la muerte. Son las Navidades – vacación, las Navidades – viaje; las Navidades de las familias fragmentadas, de las familias separadas y de las familias destrozadas. Las Navidades de los pobres tradicionales y la de los pobres modernos, esos cuyo espíritu anda muerto por el pecado, por la esclavitud de los vicios, por la indiferencia, por el aburrimiento existencial o por la enfermedad del sinsentido.

En su origen, la Navidad alcanzó esa enorme popularidad porque transmitía el mensaje de que hay algo divino en lo cotidiano. Mensaje que se expresaba popularmente en las letras de muchos villancicos: la Virgen que está lavando entre cortina y cortina; o Dios entre un buey y una mula; o el pastor que lleva al portal requesón, manteca y vino... Esta aparición de lo divino en lo cotidiano se convertía en el anuncio de una buena noticia: “Ha aparecido la humanidad y la jovialidad de nuestro Dios”.

La forma actual de la Navidad, por muchos villancicos que cantemos, tiene el mensaje falsificado; ahora se nos dice que hay algo divino en el consumo. Y la invitación no es que vayamos a alguna cueva, sino que vayamos a los grandes almacenes o a algún Portal, pero de internet, donde se podrá comprar más cómodamente.

Al perder su verdadero sentido, el legado de nuestras Navidades modernas ya no parece ser la Paz, sino el desenfreno. Y al final, acabamos deseando que se acaben pronto, para volver a lo cotidiano.

Me pregunto seriamente si la Iglesia, que en la antigüedad supo cristianizar la fiesta pagana del sol naciente, no tendría que hacer algo similar en nuestros tiempos recomendando (no mandando, porque esto hoy no sirve para nada) que en estos días busquen con fuerza una marcha hacia la interioridad y una huelga solemne de consumo que acabe obligando a los que nos venden la idea de la Navidad, a presentar las cosas de una manera más humana y menos aparente.

Es interesante volver a preguntarnos ¿qué estamos celebrando? Tal vez lo sabemos a grandes rasgos, pero es muy probable que lo tengamos un poco olvidado. Los Evangelios apenas nos transmiten en síntesis el milagro más grande de todos los tiempos: El edicto de César Augusto obliga a José a empadronarse en su ciudad natal. María lo acompaña embarazada y cercana ya la fecha de dar a luz. Llegados a Belén tienen dificultad para encontrar un lugar adecuado. En un lugar solitario María da a luz a su hijo, lo envuelve en pañales y lo acuesta en un pesebre. Así nace Dios. “Cuando un tranquilo silencio ocupaba todas las cosas, y la noche, siguiendo su curso, se hallaba en la mitad del camino, tu omnipotente palabra, desde el cielo, desde tu real solio, cual terrible campeón, saltó de repente en medio de la tierra...” Sabiduría 18, 14 – 15.

El Hijo de Dios, sin ruido de palabras, nace entre los hombres enseñando a los hombres los secretos de la sabiduría de Dios. Mientras la gente se desvive por las glorias, los placeres y las riquezas pasajeras, la lección de Belén no puede borrarse, y nos recuerda lo esencial, lo único necesario, y nos muestra el tesoro escondido, silencioso y elocuente de la sabiduría divina.

Por foro aragón liberal - 31 de Diciembre, 2009, 9:26, Categoría: General
Enlace Permanente | Referencias (0)
Etiquetas:

Alegría y placer

En Aragón Liberal


Por: Colaborador

Sí, como canta el villancico “alegría y placer” que esta noche ha nacido de una rosa este clavel.

Alegría y placer
 
Sí, como canta el villancico “alegría y placer” que esta noche ha nacido de una rosa este clavel. Ya está aquí con nosotros para siempre Dios hecho Hombre le vemos pequeño, inerme, un bebé envuelto en pañales y reclinado en un pesebre, envuelto también en el amor inmenso de su Madre y de José que  va a ejercer de padre para protegerlo y que le ama como a un hijo como a su Dios. Estos días son días de júbilo porque el Amor así ha venido a la tierra para quedarse con nosotros hasta el fin del mundo, ya no estaremos nunca solos. Los primeros en adorarlos fueron los pastores avisados por un ángel. Debíamos sentirnos pastores y adorar a ese Niño que es el Salvador de la Humanidad, los que aquella noche fueron a verlo con sus regalos ya que en el mundo oriental no se concebía ir de visitas sin llevar un presente sintieron la alegría de ese nacimiento y el calor de la gran luz que los iluminaba, esa luz no fue solo para ellos, es para todos los hombres de todos los tiempos, es la alegría del género humano aceptado por muchos y rechazado por otros. Hemos de estar atentos para descubrir a Jesús salvador del mundo en la sencillez de nuestra vida ordinaria porque todo tiene aún en lo más pequeño una entraña divina si amamos de verdad, si buscamos al Señor con sencillez y constancia.
En el portal de Belén nos están esperando a lo mejor vamos con las manos vacías, pero no importa lo más importante es lo que dice el villancico popular “no hay tal andar como buscar a Cristo” “no tal andar como a Cristo buscar”. Después de verlo a Él ya iremos llenando nuestras manos poco a poco. Ya ha nacido el príncipe de la paz nadie tiene que sentirse alejado de este hecho porque este nacimiento es un regalo para todos, un regalo de amor.
 
Piedad Sánchez de la Fuente

Por foro aragón liberal - 30 de Diciembre, 2009, 22:17, Categoría: Villancicos
Enlace Permanente | Referencias (0)

Una historia de Navidad. DVD para estas fiestas

En Aragón Liberal


Por: Federico Rodríguez de Rivera

La historia es familiar y divertida, se disculpa el protagonismo de Papa Nöel, sobre todo por su aspecto patético ante la magnífica actuación de la familia del protagonista y los valores familiares que encierra la película

Una historia de Navidad. DVD para estas fiestas




Hay dos películas que se siguen viendo en las cadenas americanas por Navidad, una es "Qué bello es vivir", una indiscutible obra de arte, la otra es "Una Historia de Navidad", que es una comedia familiar típica de esos días.

La película es de la Warner Bros, de 1983, los actores principales son Actors: Melinda Dillon, Darren McGavin y Peter Billingsley y el director Bob Clark



La obsesión del pequeño "Billingsley" por un rifle de aire comprimido de repetición es la que marca la ilusión de los regalos de navidad en un ambiente de familia unida y feliz.

Un cuento de navidad exagerando algo las reacciones de los personajes para favorecer el ambiente distendido y familiar de los expectadores.

El bueno de Papa Nöel, con su jo, jo, jo... queda como debe ser, algo chabacano si se compara al autentico San Nicolás o a los magníficos Reyes Magos.


Ver trailer en inglés: http://www.youtube.com/watch?v=BohMtEJSX0Q



Acceso página para una posible adquisicíón si no se encuentra en alquiler:

"Mercado libre"

Por foro aragón liberal - 29 de Diciembre, 2009, 11:28, Categoría: General
Enlace Permanente | Referencias (0)

Éxito de participación en el programa Navidad + Activa de los barrios rurales


En Aragón Liberal

Por cuarto año consecutivo, el Área de Participación Ciudadana de Zaragoza ha organizado este programa en los pabellones deportivos, dirigido a niños de entre 6 y 12 años.

El programa Navidad + Activa, organizado por el Área de Participación Ciudadana del Ayuntamiento de Zaragoza, que comenzó el pasado 23 de diciembre y concluye el próximo jueves, 31 de diciembre, ha registrado este año un alto porcentaje de participación.

En total han sido 584 inscritos en esta edición, 108 más que en 2008, registrándose el mayor aumento de participación en Montañana, Casetas, La Cartuja y Movera. Otro dato significativo es que en La Cartuja, el programa Navidad + Activa ha pasado de 12 niños inscritos en 2008 a 85 en 2009.

El aumento de participación ha sido clave para decidir el número de monitores a contratar en cada pabellón, un total de 33, de tal forma que los ratios han sido de alrededor de 17 niños por monitor, lo que favorece el correcto desarrollo de las actividades.

El programa Navidad + Activa engloba distintas actividades deportivas a desarrollar en los barrios rurales de la ciudad, con el que fin de que los pequeños disfruten de la Navidad y del ocio haciendo deporte y completando con ello el programa sociocultural.

Las actividades y juegos deportivos están dirigidos a niños de entre 6 y 12 años, realizándose en los pabellones deportivos de Casetas, Monzalbarba, Garrapinillos, San Gregorio, La Cartuja, Movera, Peñaflor Montaña y San Juan de Mozarrifar, bajo la dirección de monitores especializados, en horario de 9.30 a 13.30 horas.

Por foro aragón liberal - 29 de Diciembre, 2009, 11:22, Categoría: General
Enlace Permanente | Referencias (0)

El mercado artesano por Navidad en Huesca, en la Plaza Luis López Allué.


En Aragón Liberal

Esta actividad dura hasta el próximo 5 de enero. Este año, el Mercado está organizado por la Asociación de Artesanos de Huesca "REALIZARTE". Esta entidad es de reciente creación, y está promovida por un grupo de artesanas, fundamentalmente de Huesca, y que tiene como finalidad el promover la creación artesanal en la ciudad, y fomentar la promoción y venta de sus productos a través de exposiciones, ferias, mercados,..

Mercado Artesano de Navidad.

Este año, el Mercado está organizado por la Asociación de Artesanos de Huesca "REALIZARTE". Esta entidad es de reciente creación, y está promovida por un grupo de artesanas, fundamentalmente de Huesca, y que tiene como finalidad el promover la creación artesanal en la ciudad, y fomentar la promoción y venta de sus productos a través de exposiciones, ferias, mercados,.. Una gran mayoría de los componentes de esta Asociación ya había participado en otras ediciones del mercado de Navidad que se viene celebrando en la ciudad de Huesca desde hace unos años. Para la edición de este año, decidieron unirse para impulsar este mercado artesano de Navidad y conseguir que sea un lugar de visita obligado estas navidades para los oscenses.

El mercado se celebra en la Plaza Luis López Allué comenzando el 18 de diciembre de 2009 y finalizando el 5 de enero de 2010. El horario es de 11:00h a 14:00h y de 17:00h a 21:00h, permaneciendo cerrado los días 25 de diciembre y 1 de enero.

En la edición de este año, se dan cita más de 25 puestos de artesanía de diferentes sectores como juguetes, bisutería, piezas en madera y cerámica, libros, artículos de cuero, pinturas, ropa y complementos, que se complementarán con varios puestos de alimentación donde se podrán adquirir barquillos y garrapiñados, salazones y quesos, chocolates y derivados, setas, frutos secos,...

Cabe destacar que los vendedores artesanos vienen de diferentes ciudades españolas como Valladolid, Ávila, Palencia, Granada, Barcelona, Almería, Valencia, Lérida, Tarragona, Madrid y por supuesto Huesca, Zaragoza y Teruel.

Por foro aragón liberal - 29 de Diciembre, 2009, 11:19, Categoría: General
Enlace Permanente | Referencias (0)

Zaragoza: La Feria Infantil de Navidad abre sus puertas hasta el 30 de diciembre

 27.12.2009.


En Aragón Liberal

El deporte será el protagonista en esta iniciativa apoyada por el departamento de Servicios Sociales y Familia.

La Feria de Muestras de Zaragoza acoge, por sexto año consecutivo, la Feria Infantil de Navidad. En esta ocasión se celebra bajo el nombre Sport & Fun, deporte y diversión , y sobre este tema se desarrollarán la mayoría de talleres y juegos. Deportes tradicionales como el fútbol, el baloncesto o el tenis se unirán a otros más novedosos como el mazaball, el indiaca o el balonkorpf. Esta feria será, hasta el día 30, el punto de encuentro para las familias aragonesas y un espacio de ocio para los más pequeños.

La consejera de Servicios Sociales y Familia, Ana Fernández, acompañada por la directora general de Familia, Rosa Pons, y el director de la Feria de Zaragoza, José Antonio Vicente,ha inaugurado la feria. El departamento apoya esta iniciativa desde sus inicios, como ha dicho Fernández, porque supone un apoyo a la conciliación de la vida familiar y laboral en esta época de vacaciones, y porque ofrece una alternativa de ocio durante unos días en los que los menores tienen tanto tiempo libre . La Feria de Muestras de Zaragoza, que organiza estas actividades, espera superar la cifra de visitantes del año pasado, que fue de 30.000. En esta edición se han reforzado las actividades para los niños de mayor edad, hasta 12 años, y se han introducido otras nuevas para menores de 3 años. Para los más pequeños se celebran talleres de maquillaje infantil, de títeres de cartón, de collages, de reciclaje, de pelotas, de pulseras, de viseras y de fitness y step. Los mayores, además del deporte, podrán participar en la party informática .

La Feria Infantil cuenta también con un el espacio Familias Solidarias donde se recogerán juguetes y material escolar para niños con menos recursos. En concreto, este año se destinarán a niños del departamento de Cajamarca, en Perú, y se recogerán con la colaboración de la Oficina de atención al personal de las fuerzas armadas del Acuartelamiento San Fernando), y de los Padres Redentoristas, promotores del Patronato Goya de acción social, que se responsabilizan de la entrega de los juguetes a sus destinatarios.

Por otra parte, la alimentación sana también estará presente con la campaña Cinco al día , organizada por el departamento de Agricultura y Alimentación del Gobierno de Aragón. La feria se ha abierto hoy de forma gratuita a las familias numerosas, a las familias miembros de la Asociación de padres de niños oncológicos, ASPANOA y a las familias monoparentales, a través de la Asociación AMASOL.

La Feria Infantil permanecerá abierta hasta el día 30 de diciembre en horario de 11 a 20,30 horas.

Por foro aragón liberal - 27 de Diciembre, 2009, 16:39, Categoría: General
Enlace Permanente | Referencias (0)

Navidad 2009. El escaparate

En Aragón Liberal


Por: Miguel Aranguren

Estaba poniendo todo su esmero en preparar aquel escaparate. Los demás comercios de la calle quedarían velados por un manto de mediocridad ante la elegante explosión de colores y formas que ocuparían aquellos metros cuadrados protegidos por un grueso cristal blindado.

Navidad 2009

Revista Misión, diciembre de 2009 
 
Estaba poniendo todo su esmero en preparar aquel escaparate. Los demás comercios de la calle quedarían velados por un manto de mediocridad ante la elegante explosión de colores y formas que ocuparían aquellos metros cuadrados protegidos por un grueso cristal blindado. Aunque afuera todo continuara siendo gris, parecería que la vida se concentraba en el interior de aquel expositor gracias a la estratégica colocación de unos focos que exhalaban una cegadora fuente de luz, a la ubicación calculada de unos muebles provenzales y a los maniquíes que iban a lucir las mejores piezas de la última colección.

Aquella composición resaltaría gracias a unas piezas de seda salvaje que había comprado en Bombay. Los tintes exóticos cautivarían las miradas cansinas de los transeúntes que vuelven a casa después de una jornada extenuante en la oficina, el taller, el hospital, el colegio, el laboratorio…, induciéndoles a posar los ojos en su ropa nueva, distinguida, exclusiva y cara, y a gastar los cuartos, incluso cuando la crisis aprieta. Porque aquel escaparate iba a estar dotado de magia: sabría arrancar los billetes de las carteras ajenas, provocaría una suerte de tentación colectiva. Gracias al modo de mostrar los productos textiles de su tienda, las ventas iban a multiplicarse hasta convertir aquella Navidad en un hito. Los billetes de dos ceros caerían en la caja como los copos de nieve artificial con los que había comenzado a sembrar la tarima. Era un producto importado de Londres que imitaba a la perfección el brillo azul de un manto escarchado, otro guiño que convencería a los curiosos de que en aquel local sólo se vendía lujo, carisma y exclusividad.

Colocó en el centro una mesa redonda lacada en rojo. Sobre ella, dos copas de champagne y una botella de importación, de la marca que deberían beber quienes se vistieran con la ropa de su casa de modas. Después salió a la calle para estudiar los avances de su obra. Sonrió al considerar que había prescindido de lo obvio: en su escaparate no había bolas de cristal de colores, ni un abeto decorado ni, mucho menos, tiras de horrible espumillón. Tampoco un portal de Belén, porque la Navidad representada por figuritas de barro simboliza lo antiguo, rancio y pobre, la celebración de las familias que con la llegada de los tiempos difíciles se aprietan el cinturón y pasan de largo ante el fulgor de tiendas como la que ella estaba terminando de arreglar.

Volvió al interior de aquella pecera, convenciéndose a sí misma de que las fiestas se habían creado para el dispendio sin control, para el exceso en todos los órdenes, para que su caja registradora no terminara nunca de abrir y cerrar su boca metálica hasta pasado el ocho de enero. Después sabría aprovechar las oportunidades que ofrecen las rebajas y se desprendería del género de la temporada anterior, arrumbado en el almacén. Cambiaría el escaparate, buscaría otro mensaje y convertiría aquella ventana, de nuevo, en el mejor señuelo para cazar la voluntad de los compradores impulsivos. La caja continuara llenándose las tripas de papel moneda y la terminal de las tarjetas de crédito seguiría echando humo, hasta fundirse de tanto rascar bandas electrónicas.

Dos leves golpes en el cristal rompieron sus ensoñaciones como si éstas fueran pompas de jabón. Volvió la cabeza y descubrió, con desasosiego, la mirada penetrante de una mujer que portaba a un niño chico sujeto por un pañuelo de colores atado a sus costillas. Era una gitana que mendigaba, a juzgar por sus gestos –se llevaba la mano derecha repetidamente a la boca-, un poco de dinero.

De inmediato consideró que su escaparate no se merecía semejante espectador. Dispuesta a ahuyentarla, saltó de la tarima al suelo y dio una ligera carrera hasta la caja registradora. Apretó el botón de apertura y tomó un par de monedas de cobre. Volvió sobre sus pasos hasta la puerta acristalada del local.

-Toma y márchate –le dijo con malos modos después de empujar las bisagras lo justo para que le cupiera la mano con la calderilla-. No quiero que me espantes la clientela.

Aguardó junto a la puerta a que la madre gitana se confundiera entre el tráfago de viandantes. Después sacudió la cabeza, como si necesitara olvidar aquella mirada dañina, y volvió a subir al escaparate. Para su sorpresa, entre la nieve espolvoreada descubrió algo. Al agacharse, para distinguirlo mejor, sintió un escalofrío. Con el pulso tembloroso fue capaz de desenterrar una figurita de arcilla. Era un niño envuelto en pañales al que, con trazo tosco, se le distinguía en la carita la curvatura de una sonrisa.

Por foro aragón liberal - 26 de Diciembre, 2009, 10:45, Categoría: General
Enlace Permanente | Referencias (0)

Leví el Pastorcillo

En Aragón Liberal

El cuento de Leví, de José María Javierre:

 

Leví era casi un renacuajo. Doce años, desgraciados. Murió su padre cuando el niño contaba un año escaso. Con el padre se fueron los ahorros. La madre, mitad de pena mitad de hambre, cayó enferma. Desde siempre, Leví conoció a su madre enferma. Quienes asistieron a la boda aseguran que la madre de Leví fue muy hermosa. Pero la muerte del marido la dejó atontada, la hizo vieja prematura. No tuvo ni fuerzas para sobreponerse a la desgracia; vecinas dicen que se había vuelto medio tonta. Una locura pacífi­ca, sin arranques de ira, siempre mansa, siempre callada. A no ser porque una vecina cuidó de que al pequeño no le faltara cada mañana un mendrugo de pan y un jarro de leche, Leví no hubiera pasado de los tres o cuatro años. Se salvó. Raquítico, eso sí, pero bueno: con una luz clara en sus ojazos grandes. Como si los sufrimientos le hubieran adelantado el uso de razón, a los cinco años se daba perfecta cuenta de la desgracia de su madre. Y se dedicó a hacerle compañía, a consolarla con caricias. Pasaba horas muertas en la choza, al pie del catre donde reposaba la enferma. Sin aquella luz que le brillaba en los ojos, todo el mundo hubiera dicho que también el pequeño Leví estaba tonto: no correteó con los camaradas, no brincaba por los montes, nunca reía. Pero aquella luz de sus ojos, triste y terriblemente confiada, como si alguien le dijera que un día...

A los diez años, la vecina que regalaba pan y leche a la enfer­ma y al niño consiguió para Leví un puesto de zagal en los rebaños de Belén: así le daría el sol y el viento. La enferma podría doblar su ración de pan y leche con lo que a Leví le regalaran los pastores.

De los diez a los doce años, Leví dio un buen estirón. Pero aún quedó en renacuajo. Le gustaba correr detrás de las ovejas. Hacía turno de día y de noche, durmiendo al raso en el tiempo sereno y acurrucado en la corraliza si el cielo estaba destemplado. Los pastores le querían. Cada tarde le dejaban un rato libre para escapar del campo a la choza y visitar a su madre. Casi siempre le regalaban nueces, pasas, requesón. Leví, contaba a la enfer­ma las peripecias del rebaño, las mañas de los pastores; y que el mayoral le ha prometido un corderillo para la fiesta de los Tabernáculos...

Llegaron juntas la fiesta y la desgracia. El mayoral cumplió su palabra: por los Tabernáculos Leví, recibió un corderito gordezuelo y juguetón, bien vestido de lana rizada y con dos ojos que parecían estrellas de las que cada noche el zagal veía relucir sobre el cielo de Belén. Había que ver aquella tarde a Leví, que apretaba con sus brazos enclenques al corderillo contra el pecho, camino de su choza... El primer tesoro. ¡Qué alegría para la madre enferma! Porque él, Leví, lo tenía todo bien pensado. ¡le quedaba tanto tiempo para pensar a solas en las horas de guardia del turno de noche!

Engordaría su cordero, le descubriría el sendero de los mejores retazos del prado, lo haría grande, hasta que valiera como dos ovejas. Y luego lo cambiaría, compraría las dos ovejas a cambio del cordero. ¡Qué pena venderlo cuando ya serían tan amigos! Pero él, Leví, necesitaba las ovejas, no por él, que se quedaría más a gusto con su corderito. ¡Pero la madre enferma! Él, Leví, tenía que ganar dinero; y tener un rebaño; y comprar una casa para su madre, para su madre enferma. Con el cordero, dos ovejas. Y luego, más corderillos, una palada de corderillos que engordarían, engordarían hasta valer dinero...

La madre no pudo ver al corderillo. Se limitó a tocarlo, acariciarlo como acariciaba cada tarde a su Leví, apretarlo contra su mejilla. Pero no lo pudo ver. Hacía días que supo que se le escapaba la fuerza de los ojos, se quedaba ciega; no lo dijo hasta hoy al niño. Leví acaba de comprender. Ha dado el corderillo a su madre y ha visto cómo ella tendía las manos al vacío y luego no lo ponía ante los ojos. Lo tocaba, lo abrazaba, le besaba la espalda felpuda. La madre no ve, la madre está ciega. Leví callado, a tres pasos del catre de su madre. Leví, asombrado, entreabiertos los labios, deja que unas lágrimas grandes, descomunales para un niño raquítico como él, rueden mansamente por su cara...

Ahora tiene más prisa por poseer, por cambiar corderos y ovejas hasta conseguir el rebaño necesario para comprar una casa, para pagar remedios: llevar a su madre a ciudades lejanas donde hay médicos que curan enfermos graves. Y todo le quedaba en sueños. Los pastores lo ven más silencioso, más bueno, más retraído. El pobre Leví, dueño de un único cordero, pobre zagal que levanta los ojos tristes al cielo de Belén.

Hace sólo un rato que paso la medianoche. Está sereno el cielo. Naval, un zagalejo de veinte años, jefe inmediato y buen camarada de Leví, ha iniciado su turno de vela y da un paseo alrededor del rebaño. Leví, como cada noche, queda dormido sobre el revoltijo de cayados y zurrones. Media docena de pastores que dialogaban en torno a las brasas en las horas largas de la tarde dormirán hasta la madrugada.

No, hasta la madrugada no.

Leví nunca supo qué había pasado de verdad.

Le despertó Naval, sacudiéndole por un brazo y gritándole prisas. ¡Qué silencio! ¿Cómo es posible? Si acababa de dormirse. Pero ¿qué pasa? ¿Dónde me llevas? ¿Luces? ¿Ángeles? ¿El Mesías? Leví no entiende una palabra. Se frota los ojos. Naval le arrastra, no han de llegar tarde. Se fueron todos, y el rebaño ha quedado solo. Naval dice que no importa, da lo mismo, hay que ver al Mesías. ¿Al Mesías? Luces y ángeles...

Cantaron suave, los ángeles de Belén, que no despertaron a Leví. Se quedó solo.

Ya corrían los pastores al portal, el uno con requesón, con leche, con pan; con nueces y con miel los otros cuando dijo el mayoral que Naval regresara a despertar a Leví para que tampo­co el pequeño faltara al homenaje que habían de rendir al Mesías. Pobre Leví. No comprende, no puede comprender. iQué sabe él del Mesías si apenas algún sábado acudió a la lección de la sina­goga? Siempre con su madre, con su madre enferma. Le irá a con­tar lo que está pasando, quizá ella sepa. «Explícame, Naval». Lo contará a su madre, y de paso acariciará el corderillo que cada día a la puesta de sol lleva a la choza para que durante el invierno pase mejor la noche. No es que haga frío este invierno, pero su cordero merece otro trato. Algunas noches refresca, ha visto él que las ovejas se aprietan unas a otras para calentarse. jQué raro! Naval lo lleva hacia la gruta de Absalón ¿Por qué corremos tanto? A estas horas venir corriendo a la gruta de Absalón... Luces. ¿Habrá fuego? Pero si en la gruta no queda más que un establo viejo y desde la última vez que acamparon aquí los beduinos nadie ha traído leña... ¿El Mesías? ¿Quién será el Mesías, y qué tiene que hacer en esa gruta? Ya llegamos, Naval no nabla, respira fuerte.

Desde un rincón a la entrada de la gruta, Leví contempla el homenaje de los pastores al Niño Jesús. Pasa primero el mayoral. Hay junto al pesebre un hombre joven y una muchacha que sos­tiene en brazos al niño chiquitín. El hombre joven está de pie y la muchacha sentada. El mayoral hace un sin fin de reverencias, se postra ante la muchacha y alarga al hombre los regalos. Y luego pasan todos, cuatro, cinco, los seis pastores; y Naval. Repiten las inclinaciones, se arrodillan. Sin darse cuenta, en su rincón, Leví también se ha puesto de rodillas. Lo ha visto, lo ha mirado todo, pero al fin los ojos quedan clavados en el niño chiquitín. El Mesías... Así, tan pequeñito. Y blanco, tan blanco. Se parece a su corderillo, al cordero de Leví, que ahora dormirá a los pies del catre de la madre. Blanco, igual que el cordero. Qué raro todo esto. Y qué bonito el Niño...

Clavados los ojos en el Niño, Leví no se da cuenta de que salieron todos los pastores. Queda él solo en la gruta. La muchacha será la Madre, le mira, le sonríe bondadosa; y pregunta:

¿Y tú? ¿No tienes nada que ofrecer?

Leví se sobresalta. Mira a la señora, otra vez al niño, mira al hombre...

No contesta, da una sonrisa a la sonrisa de la señora bonda­dosa. Se levanta. Media vuelta, y sale disparado. Corre Leví. Tú también tienes algo que ofrecer. Corre. No sea que se vayan. El Mesías. ¡Qué niño tan blanco! Detrás el hombre. Y la señora. Leví no regresa al campo de los pastores. Va, corre a su choza, a la cho­za de su madre. Él también tiene algo que ofrecer, si, a la guapa señora.

Ha entrado de puntillas en la choza. La madre duerme y no quiere despertarla. Además, tendría que dar explicaciones, ¿qué iba a decir? Él no puede ofrecer más que una cosa al niño y a la seño­ra, una cosa que quiere mucho y que es todo su tesoro.

Ahí está el corderito a los pies del catre. Como todas las noches. Pero hoy será distinto. Leví no piensa, no quiere tener pena. Coge cuidadosamente el cordero, lo abraza, lo aprieta; sale de la choza y otra vez a correr. ¡Cómo corre este chaval! Ha de llegar enseguida no sea que se vayan, él tiene también qué ofrecer, tiene un regalo.

Al trote entra Leví en la gruta. La señora ha dejado al niño recostado en el pesebre. El hombre no está, habrá ido a buscar leña.

-Toma.

Leví alarga sus brazos con el corderito. Toma. Sin palabras. Es todo, todo mío. Toma, mira qué bonito. Se parece a tu niño. Toma, te lo doy. Para él. Y para ti. Ya no tengo más. Toma.

La mujer coge el cordero. Lo acaricia, lo besa. Qué contento pone a Leví verla sonreír. Casi no se acuerda de que ya no tiene cordero, ya no tiene nada.

Y tu ¿qué quieres?

Déjame al niño.

Pero ten cuidado, no lo despiertes.

Ha puesto el niño en la cuenca de los brazos de Leví. No se me caera, no, estoy acostumbrado. ¿Ves que así acariciaba a mi cordero?

-¿Me dejas besarlo?

La mujer sonríe. Sí; sonríe.

Leví ha besado al niño. Un beso largo, en la frente. Un beso suave, cuidadoso, para no despertar al niño dormido.

Ahora Leví devuelve el niño a la señora. Un ademán casi brus­co, rápido. No dice nada, tiene los labios apretados.

-Adiós, Leví.

No contesta. La señora lo ve salir otra vez disparado corno una flecha. La señora, la señora ya sabe...

Apretados los labios corno si no quisiera que algo se le escapara de la boca. Leví corre hacia la choza. Tampoco esta vez regresa al campo de los pastores. Naval, que le ha echado en falta, viene por el sendero a buscarlo. «Leví ¿dónde vas? Te esperamos. Leví, Leví». Él no contesta. No mira. Corre. Ha de llegar. Te traigo un beso. Un beso del Niño. Es el Mesías. Y su Madre, la Señora. Le regalé el corderito y te traigo un beso. Verás, verás...

La choza. Ahora Leví entra corriendo. Se abalanza sobre su madre, la abraza, ¿qué quieres hijo?, y sin decir una palabra la besa largo, apretadamente en la frente.

-Hijo, hijo, ¿qué me has hecho?

La madre ha sentido un latigazo por sus nervios. Se incorpo­ra. Abre los ojos: ¡Ve! Su hijo, el catre, la choza. Ve. Una sensación de bienestar la invade. Está curada. Mejilla con mejilla, abrazada a su hijo, llora...

Hijo, ¿qué ha sido? Estoy curada, curada…

Leví no contesta. Llora, ríe. No contesta. Nada, madre. Te traje un beso del Niño. Le di el corderito, se lo di, te traje un beso. Y la Señora, la Señora…

Por foro aragón liberal - 26 de Diciembre, 2009, 10:24, Categoría: Cuentos
Enlace Permanente | Referencias (0)

Navidad: Dios amándome

En Aragón Liberal
 
Ya estamos en Navidad la fiesta más hermosa, más alegre, más sencilla y a la vez más grandiosa de cuántas celebramos. Es tiempo de alegría porque se ha realizado el misterio más grande que se puede realizar: Dios se hace hombre, se hace niño, bebé, y nos da su amor sin condiciones hasta morir ya adulto en una cruz para después resucitar y darnos la vida eterna.


Esta es la Navidad, una Madre Virgen, un Niño-Dios y José, un hombre joven, santo que recibe el encargo de cuidar de ellos.


Lo demás lo hemos ido añadiendo nosotros poco a poco a través del tiempo y con una frivolidad y una falta de fe que produce tristeza y desaliento.


La Navidad no son los regalos, ni son las comilonas desaforadas, ni el beber sin tino. La Navidad no es una fiesta para niños, es una fiesta para todos los que creen y saben que junto a ese Niño y su Madre seremos capaces de vencer en la lucha diaria de la vida a la vez que daremos sentido sobrenatural a todo cuanto ocurra sin estar preocupados solamente por los bienes materiales.
Dentro de nada veremos a Jesús, en el pesebre y podremos decir como un autor cristiano “En esta Nochebuena todo se para en mí. Estoy frente a El: que no dice nada, pero está ahí… El es Dios amándome” (J. Leclerq).


La Navidad es la alegría más pura, más clara y más limpia que puede haber. Los que la ven triste es porque no la enfocan bien, aunque nos falten seres queridos tenemos que levantar el corazón y con esperanza unirnos a ellos que gozan de Dios.


Si repasamos la historia de otras religiones nada hay parecido a la Navidad porque todas son el hombre buscando a Dios, que es algo bueno pero el cristianismo es Dios buscando al hombre, haciéndose hombre, naciendo como cualquier niño con una Madre Inmaculada y Virgen que en la cruz nos la entrega para que acudamos a Ella en nuestras necesidades.


¡Que hermosa paz da la Navidad! Ese Dios desde el pesebre solo nos pide que tengamos un poco de fe, que no ahoguemos esa fe nuestra en bolas y en velas, en espumillón, en bebidas que solo crean una alegría falsa, etc. Hagamos como los pastores, en cuánto el ángel les anunció la Buena Nueva se pusieron en camino para adorarlo, igual nosotros. Y cantemos villancicos, que se van perdiendo, ya solo sirven de música de fondo para los anuncios de productos del momento. No hay sinfonía más hermosa que Noche de Paz, Adeste Fideles o el tamborilero, ni melodía con más ternura que el popular “Ay del chiquirritín, metido entre pajas” ni lección de teología más clara que la del “¿Dime niño de quién eres?” y como letras que son una verdadera catequesis la gracia de los villancicos gitanos.
Con todo afecto ¡Feliz y cristiana Navidad, para todos! Por favor no digáis felices fiestas.
 
Piedad Sánchez de la Fuente

Por foro aragón liberal - 25 de Diciembre, 2009, 19:37, Categoría: General
Enlace Permanente | Referencias (0)

Asalto a la Navidad

 


Por foro aragón liberal - 25 de Diciembre, 2009, 19:27, Categoría: General
Enlace Permanente | Referencias (0)

Artículos anteriores en Diciembre del 2009




<<   Diciembre 2009  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Enlaces Recomendados
Acción Familia. Chile
Aciprensa
AICA
Aragón Liberal
BEC Multimedios
Blog navideño: Plugmas
Catholic.net
eGrupos
Fluvium
Navidad y Nieve
Opus Dei
ZoomBlog

 

Blog alojado en ZoomBlog.com