El Blog de la Navidad
La Navidad en Aragón Liberal


Inicio


Acerca de
Suscríbete al blog

Categorías
General [303] Sindicar categoría
Adviento [26] Sindicar categoría
Cuaresma [10] Sindicar categoría
Cuentos [27] Sindicar categoría
Felicitaciones de Navidad [120] Sindicar categoría
Recursos navideños [38] Sindicar categoría
Reyes Magos [33] Sindicar categoría
Semana Santa [3] Sindicar categoría
Villancicos [50] Sindicar categoría

Archivos
Enero 2013 [2]
Diciembre 2012 [19]
Enero 2011 [10]
Diciembre 2010 [62]
Febrero 2010 [3]
Enero 2010 [17]
Diciembre 2009 [37]
Noviembre 2009 [7]
Junio 2009 [2]
Mayo 2009 [2]
Abril 2009 [4]
Marzo 2009 [8]
Febrero 2009 [4]
Enero 2009 [16]
Diciembre 2008 [92]
Noviembre 2008 [28]
Octubre 2008 [1]
Marzo 2008 [2]
Enero 2008 [26]
Diciembre 2007 [263]
Noviembre 2007 [3]

Sindicación (RSS)
Artículos
Comentarios

 


MEMORIA HISTORICA: MIS PRIMEROS REYES MAGOS

Huesca Liberal  10.12.2007. MEMORIA HISTORICA: MIS PRIMEROS REYES MAGOS, por J. Yáñez Laín
 


Por: Redactor

En el año 1937 eran otros años y otras Navidades. A pesar de los años, se retienen frases, sensaciones e imágenes un tanto confusas. De entre ellas, desaparecieron para siempre aquellas queridas sombras familiares que se deslizaban de noche hasta el balcón sabiéndome, equivocadamente, dormido...


Por estas fechas de grandes reuniones familiares, felices reencuentros, cursis arbolitos navideños, llegada de Papá Noel y Reyes Magos, existen, afortunadamente muchos, que todo lo reciben con mucha ilusión y alegría, mientras que otros nos extraviamos entre buenos recuerdos ya pasados, familiares desaparecidos y grandes momentos vividos, ya muy lejanos, cuando nuestra edad llegaba a contarse con los dedos de una mano.  


La moda norteamericana (como otras muchas cosas) nos trajo al gordito Papá Noel y el célebre arbolito con muchas lucecitas y abundantes regalos. Los grandes almacenes, para duplicar sus ventas, se subieron enseguida al carro del invento. Respetaron porque les convenía, a los Reyes Magos y nos convencieron que era muy saludable que los niños disfrutaran, desde Navidad, de la primera entrega de juguetes y regalos.  


Aunque fueron impactantes, muy pocos recuerdos tengo de mis primeros "Reyes" en mis primeros años. Llegaban de Oriente para materializar muchos sueños, igual que sucede ahora. Pero en aquel entonces su llegada servía como respiro momentáneo ante tanta tristeza, preocupación e incertidumbre por nuestras vidas. En el año 1937 eran otros años y otras Navidades. A pesar de los años, se retienen frases, sensaciones e imágenes un tanto confusas. De entre ellas, desaparecieron para siempre aquellas queridas sombras familiares que se deslizaban de noche hasta el balcón sabiéndome, equivocadamente, dormido. (Horas antes, decían haber ido hasta las orillas del río Isuela, en Huesca, a esperar a los Reyes con una caña verde y la faldeta de la camisa mojada. ¡Que horror! ... Con el frío bajo cero que hacía entonces).   


Mientras tanto, muchos hombres a los que llamaban "los rojos" estaban con escopetas de verdad y cañones por todas las afueras de Huesca: Cillas, Montearagón, Siétamo, Cementerio...  


De vez en cuando, sonaban unas fuertes sirenas y nos bajaban precipitadamente a unos sótanos debajo de las viviendas. Nunca nos permitieron contemplar aquellos fenomenales fuegos artificiales que hacían tanto ruido y destruían las casas. Algunos días disfrutábamos de cierta calma pasajera y de las vacaciones escolares obligadas.  


Pillábamos la vuelta y nos escapábamos hasta la cercana plaza Lizana donde se reunían un montón de moros con una culera en la entrepierna que les llegaba hasta la rodilla. Nos advertían en casa ¡Ojo con ir a ver los moros!. (Eran más peligrosos - nos decían-  que el hombre del saco)  


A pesar de las severas advertencias no veíamos peligro alguno y todo aquello nos resultaba fascinante. La emoción, siempre, nos desbordaba. Si nos juntábamos cuatro o cinco críos, nos envalentonábamos y nos acercábamos hasta la entrada del Colegio de Santa Ana, en el coso Alto, cerrado a las clases y convertido en Hospital de campaña. Ambulancias, camionetas y turismos descargaban, en camillas, montones de soldados con sus ropas llenas de sangre, gritando y llorando y sin comprender nosotros que les había ocurrido. Es por la guerra...  


¿Y que era eso de la guerra? ¿Y quienes eran los rojos? ¿Y que hacían los moros en Huesca?


Come y calla. Cuando seas más mayor lo entenderás......... 


Cuando ahora llega la mágica noche de Reyes, siempre me acordaré de aquellas primeras y lejanas ocasiones en que aguardaba despierto en la oscuridad y luego, tras interminables horas, al fin se hacía de día y a pesar de los horrores, peligros y graves preocupaciones, durante unas horas se  llenaba la casa de alegría al contemplar aquel descomunal caballo de cartón, aquel simple Mecano de doce piezas y aquellos soldaditos de plomo que nunca pude saber cómo se obtuvieron.  


Por todo ello, a mí, personalmente, Santa Claus o Papá Noel y el arbolito me parecen una mostillada de los guiris norteamericanos. Igual de mostillos que aquel cabrito de crío que poco tiempo después me informó (con profundo asombro y decepción por mi parte) del "currículo" de los magos de Oriente.  


Fue, sin duda, la primera ocasión en que me topé con un imbécil.              


 J.Yáñez Laín

Por foro aragón liberal - 10 de Diciembre, 2007, 9:06, Categoría: Reyes Magos
Enlace Permanente | Referencias (0)




<<   Diciembre 2007  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       

Enlaces Recomendados
Acción Familia. Chile
Aciprensa
AICA
Aragón Liberal
BEC Multimedios
Blog navideño: Plugmas
Catholic.net
eGrupos
Fluvium
Navidad y Nieve
Opus Dei
ZoomBlog

 

Blog alojado en ZoomBlog.com